No suelo ver la programación de la televisión, solo series, documentales, películas. Tomé la decisión cuando me cansé de tanta mierda televisiva que solo quiere conseguir personas que consuman contenidos basura y que no tengan criterio propio. Sí, voy a hablar del programa de anoche de @albertochicote y las Dietas a examen. Lo vi y me arrepiento en parte.

La parte de la que no me arrepiento es que me da la oportunidad de volver a escribir (y a ver si sigo en ello, que mantener un blog cada vez es más trabajoso).

dieta-examen

Las intenciones de este artículo son varias:

  • como terapia, me gusta escribir para desahogarme, es como si mi mente se relajara después de ello;
  • como divulgación para aquellos que me quieran leer. Seguro que hoy no soy la única que lo hace, muchos bloggers de nutrición y evidencia científica estarán ahora mismo dándole a la tecla para poner de vuelta y media. Vamos a practicar la técnica del ajo de Palmeras de fruta. Si ellos divulgan nosotros también y a repetirnos como el ajo sobre cuestiones que parece que hayamos solventado mil y una veces.

Programas de alimentación en televisión.

Vuelve septiembre y empieza el curso de nuevo, empiezan los nuevos propósitos de perder peso, comenzar en el gimnasio, aprender un idioma,… qué se yo, un montón de cosas que queremos hacer a toda costa.

Así que la televisión se aprovecha de ello, a sacarle tajada. No hay más que ver el share: 2,2 millones de personas que ayer estuvimos pegados a la tele viendo y escuchando bobadas y unas cuantas mentiras (o verdades a medias…) sobre nutrición.

La intención de ese programa de Dietas a examen.

Supuestamente la intención del programa era comparar diferentes tipos de dietas para ver cuál era la más saludable. Pero claro, sin rigor científico, que eso no vende.

Comparar sin un control una persona por cada tipo de dieta durante 2 meses en la que unos hacían ejercicio y otros no o diferente la verdad es que no lleva a ninguna parte. Habría que estudiar en el tiempo si los hábitos los han mantenido, si han cogido de nuevo peso y cuánto, entre otras cosas.

Lo que yo vi en el programa.

La dieta como algo temporal.

La verdad es que no paramos de explicar que la dieta es algo que tienes que cambiar, cambiar a una dieta saludable. Se trata de cambiar el estilo de vida actual a uno más saludable. No es decir que estoy a dieta 3 meses y después ya me relajo, porque eso es volver a la rutina de antes.

Hay una frase que me encanta que lo explica genial:

“Si cambias, todo cambia”

Hablaban del peso ideal.

Pero en realidad el peso ideal no existe, se trata de un rango donde puedes tener un peso saludable. Aquí puedes leer algo más sobre ello

Hablaron del IMC…

para determinar si se encontraban en rango de sobrepeso u obesidad.

El IMC no nos da mucha i1238946_418055548299486_683207887_nnformación. Piensa en un culturista, puede tener un IMC similar a una persona con obesidad y alto porcentaje de grasa corporal, pero no tiene obesidad, aunque el IMC lo indique.

Con esta imagen trata de darle un poco de humor el compañero de CENutridiez, además de explicar porque no hay que darle tanta importancia al IMC.

Hay que comer 5 comidas al día.

Pues depende. Según la evidencia científica encontrada por Aitor Sánchez para este vídeo no es mejor comer 5 comidas al día.

Personalmente creo que al consejo de comer 5 comidas al día hay que ponerle coletillas.

  • Si tienes apetito (hay personas que no tienen apetito cuando se levantan o a la hora de la merienda).
  • Con elecciones saludables (no es lo mismo desayunar un vaso de leche con Cola-cao y medio paquete de galletas, que una tostada de pan integral con tomate y especias y un yogur con frutas, por ejemplo).
  • Comiendo sin estrés y masticando despacio.

Compensación.

En varias ocasiones Alberto compensó algunas comidas extra que hizo. En realidad solo se engañó a sí mismo. Compensar no mejora la salud. Lo ideal es que el cambio de hábitos sea tan progresivo y adaptado que poco a poco cuando una persona salga a cualquier evento no le apetezca comer de más, ni comer muchas cosas no saludables. De esta manera sí está cuidando de su salud.

Además, si compensamos atracones no estamos solucionando el problema de por qué existió ese atracón. Por ello en el programa tendrían que haber invitado a un psicólogo para tratar este tema.

Educación nutricional escasa o casi nula (al menos lo que vimos).

Digo esto sobre todo porque desde el minuto 0 tendrían que haber hablado de varias cosas, como por ejemplo:

  • a la chica de la dieta crudivegana tendrían que haberle hecho hincapié en las proteínas vegetales y la importancia que tienen y que tomara el suplemento de vitamina B12,
  • al chico de la dieta Paleolítica parecía que no le gustaban las verduras, así que una preparación como de las que disfrutó la crudivegana hubieran ido genial,
  • a la pareja de la dieta cetogénica le hubiera venido bien otro tipo de recomendaciones en cuanto a grasas para que fueran más saludables, no los torreznos,
  • a Alberto Chicote con su dieta Mediterránea parecía que solo le habían dicho que caminara 10.000 pasos al día, eso quizá esté bien para comenzar. ¿Y si hubieran contado con un entrenador (licenciado en actividad física y deporte) para ir más allá de la típica caminata?

Contando calorías.

Conocer las calorías que tienen los alimentos no está mal, pero no es lo mismo comerse una magdalena que un puñado de frutos secos naturales o tostados, no es lo mismo tomar un vaso de leche con Cola-cao que un vaso de leche con cacao puro sin azúcar añadido.

Hay muchas cosas más pero no quiero extenderme.

Lo positivos que vi

Los tres voluntarios probando verduras preparadas de otra manera.

Creo que este fue el momento que casi lloro. Tres voluntarios probaron elaboraciones con vegetales sin cocinar y un dijo que no le gustaban las verduras pero que así si las comería!!!

Muchas veces es el cómo se preparan los alimentos no los alimentos que comemos los que nos gustan o desagradan.

Una dieta vegetariana debe suplementarse con vitamina B12.

Aunque no apareció en el programa (supongo que le explicarían los riesgos de no tomarla en la visita con la nutricionista vegana –quiero decir aquí que únicamente se puede llamar en este país nutricionista al dietista-nutricionista, no existe profesión donde vaya “nutricionista” ni solo ni acompañado si no es de dietista-nutricionistas) durante la primera visita, sí que se le explicaron los dichos riesgos.

Mi conclusión

Pienso que las aportaciones que hicieron sobre cada dieta fueron sesgadas adrede. Las dietas de las que hablaron (salvo la de los días alternos, que ni siquiera la entiendo) pueden ayudar, pero bien realizadas y con una educación nutricional adecuada. Además de apoyo psicológico y un ejercicio adaptado a cada uno de los pacientes.

Resumiendo al final del programa dijeron que el balance energético (es decir, engordas porque no quemas todo lo que comes o comes más calorías de lo que necesitas con tu rutina diaria) es lo que define la obesidad. Si fuera así ¿por qué narices es el mayor problema del mundo? ¿Si solamente disminuyendo las kcal consumidas o haciendo más ejercicio conseguimos tener nuestro peso ideal por qué existe el sobrepeso y la obesidad? Ah no, que gastamos dinero, recursos, investigaciones y mil cosas más para concluir con eso, cuando en realidad se trata de una enfermedad multifactorial.

Esta infografía sobre obesidad que compartió el compañero Antonio Jesús Sánchez en Facebook pone en entredicho lo que la doctora dijo en televisión.

Imagen1

Dietas a examen: lo que yo vi
A %d blogueros les gusta esto: