Ayer fue el día del dietista-nutricionista y la verdad es que las redes sociales ardieron, al menos a mí alrededor. Será porque tengo muchos contactos compañeras y compañeros de profesión.

La verdad es que fue un día intenso, cada vez que entraba a cotillear las redes sociales me encontraba con algún compañero o compañera que publicaba algo.

Banner_3_320x100-300x93

 

Se hicieron conferencias por toda España y fue muy interesante lo que se trató en ellas, nada más y nada menos que lo que pensaba la población acerca de la nutrición respecto del cáncer, ya fuera a modo preventivo o facilitador de la enfermedad.

La conclusión que leo de la conferencia es que los y las dietistas-nutricionistas tenemos que estar en los equipos inter y multidisciplinares a la hora de trabajar, sobre todo en los equipos del tratamiento del cáncer, en la sanidad pública.

Hoy en día seguimos siendo el único país de Europa que no cuenta con dietistas-nutricionistas en hospitales públicos y atención primaria, sólo la persona que puede permitírselo puede acceder a un profesional de calidad respecto de la alimentación.

Hay que tener en cuenta que la alimentación durante el tratamiento y la recuperación del cáncer, sea del tipo que sea, es específica para cada caso, con lo que somos todavía más importantes.

Además de las conferencias de ayer, durante 3 meses muchas y  muchos dietistas-nutricionistas estamos a tu disposición si padeces algún tipo de cáncer, con una consulta gratuitaBanner_3_300x250 para ayudarte a elegir una mejor alimentación.

La alimentación española cada vez dista más de una alimentación saludable, de una dieta mediterránea. Y es a eso a lo que tenemos que hacer frente diariamente todos y todas los y las dietistas-nutricionistas. Cada día nos encontramos “comidas” más baratas que cumplen la función de saciar nuestro apetito físico y emocional, y elegimos esos productos antes de pararnos a pensar si no será más barato comer mejor. Más barato a la larga, cuando no me tenga que someter a una operación o a un tratamiento, que desde luego eso sí que es caro.

Para despedirme hoy solo unas cosas: aliméntate de forma saludable, practica ejercicio diariamente, evita el tabaco y el alcohol y pon a un/a dietista-nutricionista en tu vida.

Feliz martes.

Reflexiones del día del dietista-nutricionista
Etiquetado en:    
A %d blogueros les gusta esto: