Normalmente no veo la televisión y hace unas semanas que la puse por ver algo y me encontré con algo verdaderamente repugnante. Una señora vendiendo productos en un programa. Me puse en contacto y la excusa era que la nutrición está en pañales y que se limitaba a dar la noticia con aval de laboratorios. Claro, lo que no decía era que los laboratorios tienen conflicto de intereses.

salud-profesionales-gemma-tendero-900x529

Así que hoy he decidido publicar en mi blog mi reflexión personal y que creo que muchos compañeros comparten.

Por culpa de personas sin escrúpulos y a las que no les importa nada más que su riqueza (y no me refiero a la profesional, personal, sino a la riqueza de tener la cuenta llena de billetes) la sociedad cada día está más desinformada de lo que la ciencia dice que tienes que hacer para adelgazar, llevar una vida saludable y prevenir un montón de enfermedades no transmisibles que, a día de hoy, se llevan al otro barrio a muchas personas al año.

De entre este tipo de personas nos encontramos con aquellos que solo se dedican a ir de programa en programa diciendo barbaridades como tomar productos, por supuesto, gastándote una pasta en ellos y llenando el bolsillo de laboratorios y de los personajes famosos que los recomiendan.

Pocos son los dietistas-nutricionistas los que se encuentran en los medios de comunicación frente a todos los famosos y gente que piensa que sabe, que opina, que recomienda, etc., sobre nutrición. Los pocos que hay hacen un trabajo impresionante y tienen una templanza que es digna de admirar.

A lo que iba, un/a dietista-nutricionista (d-n) no te recomendará algún producto a no ser que sea algo muy específico, un/a d-n no te eliminará de tu dieta un alimento a no ser que tenga usted una enfermedad diagnosticada por un médico, un/a d-n solo quiere ganarse la vida haciendo lo que sabe y le gusta hacer: asesorar en dietética y nutrición basado en la evidencia científica. En resumen, el d-n no quiere sacarte el dinero, sino quiere que aprendas, quiere facilitarte herramientas para que tomes las riendas de tu dieta y de tu estilo de vida para que consigas tu meta, para que tengas una alimentación saludable y prevenir o tratar enefermedades.

Así que por favor, aunque haya un personaje de pacotilla al que le haya ido bien esta dieta o esta otra, o que está haciendo furor en Hollywood la dieta del agua, no hagan caso. Cada persona es un mundo y tiene sus propias limitaciones, motivaciones, expresiones, su propio proceso, y necesita de su tiempo, entre otras cosas.

Huye de las personas que le prometan que perderá x kilos en x tiempo, huya de los milagros, huya de aquellos que quieren venderle productos aunque no los quiera. Busque al profesional con el que mejor se encuentre, si existe colegio profesional en su comunidad autónoma pida su número de colegiado, o pedirle la formación universitaria que tienen así como las actualizaciones de su formación como participación en cursos, seminarios, congresos,… En fin, ir a un/a profesional que sepa y haya estudiado para ello. Porque está claro que si se te rompe el calentador de casa no vas a llamar al albañil, o si tienes una caries no te vas a ir al traumatólogo.

Puedes encontrar un montón de dietistas-nutricionistas en la web de la Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas (www.aedn.com) entrando en Asociaciones autonómicas.

 

La salud en manos de los profesionales
Etiquetado en:                    
A %d blogueros les gusta esto: