Después de estos días navideños con comidas y cenas de empresa, con amigos, con familiares y el turrón, el roscón y demás, vienen los “madre mía” y vuelven esos kilos que tanto te costó quitarte en las navidades pasadas.

diet-M

Igual eres una de las personas que ha comido hasta reventar, o no. De esas que lleva comiendo polvorones desde octubre (que estaban en los supermercados), o no. De esas que ha bebido una media de una botella de vino o cerveza por comida navideña, o no.

Pero sí, te has vuelto loca buscando los regalos de Navidad y has ido de un sitio para otro caminando durante más de 3 horas un par de días. Claro, pero eso no es ejercicio.

Y ahora piensas ¿cómo hago yo para quitarme todo esto que me ha venido de golpe encima?

A no ser que seas de esas personas en las que la familia y amigos se cuidan un montón y tienen todo controlado, creo que interesa leer este artículo. Sobre todo porque la mayoría de familiares, amigos y compañeros de trabajo es fácil que te lleven al lado oscuro de la alimentación.

Qué no hacer vs qué hacer

1. Seguir una dieta peligrosa.

Seguramente te has puesto a buscar en Google la palabra “dieta”, acompañada de “fácil” y “rápida”. Pues quiero decirte que nos son las reinas magas de las que tanto se está hablando estos días. Esas tres palabras no obran milagros ni te van a traer ningún regalo.

Si sigues alguna dieta de este tipo lo que pones en juego es tu salud. Claro que posiblemente pierdas peso rápidamente, aunque posiblemente también lo recuperarás rápidamente.

2. Hacerlo todo de golpe y sin planificar.

Seguro que te has hecho con todo lo necesario para hacer “dieta” y ejercicio como una posesa. Pues para un momento, respira… ¿Ya? Pues ahora piensa qué quieres conseguir y para qué quieres conseguirlo. Después de eso prepara una planificación REALISTA (nada de perder 7 kg en 2 días, ni 2 kg en 7 días), algo que puedas alcanzar.

Si no has estado haciendo actividad física comienza poco a poco, si lo haces de golpe seguramente al día siguiente tendrás agujetas y no te moverás hasta unos días. Habrás perdido unos días maravillosos.

3. Cambiar los hábitos por tu cuenta.

Posiblemente creas que sabes todo lo relacionado con la alimentación y con las dietas de adelgazamiento, si has hecho un montón.

Déjame decirte que posiblemente tengas todavía algún que otro mito metido en la cabeza y una dietista-nutricionista (perdón por los compañeros, pero somos más mujeres) seguramente te ayude mucho a conseguir tu objetivo y te acompañe correctamente en este viaje.

Busca a una dietista-nutricionista de confianza, que te de buen rollo o que te recomienden.

Igual pasa con el ejercicio, no te dejes llevar por la locura y apúntate a un gimnasio con profesionales cualificados, o mejor aún, busca un entrenador personal (licenciado en actividad física y deporte). Seguro que también tienes mitos que trabajar con él.

 

Ahora sí, ¡Manos a la obra y a por tu objetivo!

 

Vuelven los kilos después de Navidad
Etiquetado en:        
A %d blogueros les gusta esto: