El cambio de hábitos de alimentación que hemos hecho nos ha servido para además de adelgazar y comer más saludable, estar más felices al subirnos la autoestima. Al perder peso te sientes con más vitalidad, mejor humor…

Y el cambio de alimentación nos ha obligado a cocinar, cosa que nos gusta mucho, por tanto es como tener un nuevo hobby.

Lo mejor es que hemos perdido peso sin la sensación de estar a dieta, y no solo eso, sino que además, tenemos la sensación de comer más y más satisfactoriamente que antes, sobre todo en la cena.

Por tanto tenemos el convencimiento de que este cambio de habito alimenticio podremos hacerlo a largo plazo sin un gran esfuerzo.

Gracias por todo Miguel y Lola.

Miguel y Lola